Emergencia por Coronavirus: Capitanich anunció medidas económicas, preventivas y sociales

El gobernador dio a conocer un paquete de disposiciones para empresas, pymes y emprendedores. Aseguró que son coordinadas con Nación y apuntan a sostener el empleo de los chaqueños; pidió redoblar esfuerzos por el aislamiento.

El gobernador Jorge Capitanich anunció ayer nuevas medidas económicas destinadas al sostenimiento de la actividad y del empleo en la provincia, al tiempo que hizo un llamado a la sociedad a redoblar los esfuerzos para cumplir con el aislamiento preventivo obligatorio en el marco de la pandemia por coronavirus Covid-19.


Además, dio detalles sobre la reciente incorporación de recursos humanos calificados y equipamiento destinado a la lucha contra la enfermedad, que en la provincia ya se cobró siete vidas.


Por otro lado, explicó de qué manera se llevarán adelante en la provincia los operativos especiales de seguridad sanitaria para cobijar la masiva movilización de personas a los bancos y cajeros electrónicos.


«Estamos trabajando en la redacción de decreto que contendrá las medidas económicas que implementaremos, con el máximo nivel de consenso con todos los actores intervinientes, para asistir a las empresas, a las pymes y al sector emprendedor», señaló.


Al respecto, mencionó que la Provincia dispondrá de programas propios -que serán impulsados por el Ministerio de Producción-, que se complementarán con los anunciados recientemente por el gobierno nacional.


En paralelo, dio a entender que a partir del lunes 13 (fecha hasta la cual se extiende la cuarentena obligatoria) serán flexibilizadas las restricciones hacia una serie de rubros productivos. 


Entre los instrumentos en los que trabaja Capitanich se destacan la puesta en marcha de un fondo de financiamiento para capital de trabajo para empresas que las «ayudará a recuperar producción y niveles de stock». También un fondo similar, pero exclusivo para firmas emprendedoras más pequeñas.


El gobierno chaqueño busca movilizar créditos de hasta $250 mil con tasas de un 15% anual con un período de gracia de hasta 90 días y subsidios de parte de los intereses. 


Otra herramienta a disposición de las empresas será el Fondo de Garantías (Fogach) que promoverá préstamos de hasta $100 mil, con tasas subsidiadas. «Tenemos ya más de 1.000 pedidos de empresas», admitió el gobernador, ayer, en conferencia de prensa. 


Todos esos programas -que entrarían en vigencia en la segunda quincena de este mes- se complementan con los ya estipulados por Nación, entre ellos, el que subsidiará salarios a empresas de hasta 100 empleados.

Flexibilización del aislamiento
El jefe del Ejecutivo deslizó la posibilidad de propiciar, desde el 13, un ablandamiento de la cuarentena obligatoria para ciertos sectores productivos y comerciales a nivel provincial, pero «siempre en consonancia con lo que disponga la Nación», dijo.


«Eso no implicará bajar la guardia en lo que hace al distanciamiento social obligatorio, ni al licenciamiento de las poblaciones de riesgo, eventos masivos, conglomeración de personas o el regreso de las clases», aclaró.

«Fue un retroceso»


El gobernador Jorge Capitanich lamentó la situación que se dio ayer en bancos y centros de pago de todo el país y aseguró que «fue un retroceso», sin embargo llamó a continuar a rajatabla con las medidas de aislamiento preventivo obligatorio.


«El esfuerzo que venimos haciendo todos y todas vale la pena porque tiene un impacto positivo desde el punto de vista que la tasa de contagio tiende a incrementarse menos y eso es bueno porque retrasa la tasa de duplicación», agregó.


Al buscar explicaciones respecto al agolpamiento de personas en los bancos, expuso que «convergieron fechas de pago para municipales, provinciales y nacionales, sumados a beneficiarios de la seguridad social y asignaciones, todo dentro de una población que objetivamente tiene serias dificultades para el uso de las herramientas tecnológicas disponibles y coincidentemente con la cultura ciudadana de grupos etarios de mayor vulnerabilidad».


«Hay que reconocer que tampoco había muchas alternativas: la gente necesitaba imperiosamente su dinero; fue una circunstancia excepcional», admitió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *